El SENDERO A LA FELICIDAD (2)

                 "Los hombres olvidan siempre
                  que la felicidad humana es una
                  disposición de la mente y no
                  una condición de las circunstancias"

                                           John Locke



Observando atentamente las palabras del filosofo ingles John Locke, quizás se nos facilite llegar a la comprensión que en todas las épocas, territorios, o momentos históricos de la humanidad; han existido "circunstancias".

Estas "circunstancias" siempre han sido creadas por la mente humana en respuesta a ciertos patrones de convivencia, creencias, y demás motivaciones; que encapsulan la conciencia individual en un periodo cualquiera, y por carácter transitivo, o por transferencia; la conciencia colectiva.

Las circunstancias no pueden regular nuestro grado de felicidad, sencillamente porque somos nosotros, como seres humanos; los que creamos esas "circunstancias".

Si participamos de esas circunstancias como entes pasivos, receptores exclusivos de la realidad creada por algún determinado grupo de seres humanos, y dedicamos nuestra energía simplemente a alimentar esta "realidad" que conforma un tipo de "circunstancia" determinada; pues no hay duda que la disposicion de nuestra mente, lejos de ser nuestra aliada, se convierte en enemiga de nuestra felicidad.

Por el contrario si comprendemos que independientemente de las "circunstancias"; nos asiste la inmensa alegría de percibirnos como entes creadores de una especie, con características excepcionales, que representa la conciencia inteligente en un planeta extraordinariamente bello; no hay dudas, que lejos de ubicarnos a la expectativa, como entes pasivos de ciertas "circunstancias"creadas, podemos acceder a la creación de la realidad propia, como entes activos y por lo tanto; a la creación de nuestras propias "circunstancias".

Comprender el potencial intrínseco que poseemos cada uno de los seres humanos como co-creadores de una realidad , que fomenta algún tipo de "circunstancia" especifica; nos ayuda a sanar la extraña encrucijada transmisora del mensaje condicionado, o de la creencia; que nuestra felicidad depende de una condición determinada. Esta comprension nos devuelve el entendimiento que la disposicion de nuestra mente para enfrentar cualquier reto reside en nosotros mismos; y de hecho nos muestra la capacidad que todos poseemos, para transitar el sendero a la felicidad.

Entradas populares