EL SENDERO A LA FELICIDAD (3)

                        "Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre;
                          pero muchas veces miramos tanto la puerta cerrada
                          que no vemos la que se ha abierto para nosotros".
     
                                                Helen Keller.

                                                     El Sendero a la Felicidad

De alguna manera, todos los seres humanos vivimos sujetos a un grupo de conocimientos adquiridos, ya sean simples o complejos; y tenemos la tendencia de identificarnos con aquello que en algún momento de nuestra vida; aprendemos.

Si bien el conocimiento de algo en particular, nos ayuda en el transito de nuestra vida física a socializar con las otras personas para establecer un intercambio de bienes, servicios y habilidades en la sociedad; podemos también comprender que como mismo cambia nuestro cuerpo a lo largo de la vida; nuestros conocimientos, experiencias y contribuciones a los demás; también cambian.

Las puertas de la felicidad siempre estarán abiertas, para quien acepte el cambio; porque nuestro potencial inmenso para crear la realidad, independientemente de la identidad que nos endilguemos en un periodo de tiempo, corto o prolongado de nuestra existencia física; es la piedra eficaz para construir cualquier empeño por aciago que resulte. Esta prerrogativa no puede quedar mejor descrita que en las palabras del actor norteamericano Elliot Gould cuando expreso: "...Nadie puede ser esclavo de su identidad: Cuando surge una posibilidad de cambio; hay que cambiar..."

Insistir en permanecer atados a ciertas circunstancias creadas por nuestra identidad transitoria; que de alguna forma nos han reportado la felicidad del intercambio con la sociedad por un periodo de tiempo que inesperadamente concluye; no significa que la felicidad nos abandone; sino por el contrario; estamos llamados a exteriorizar otras habilidades potencialmente escondidas en el alma.

No podemos desaprovechar las oportunidades que nos ofrece la vida, tratando de mantener estático a como de lugar; un periodo de tiempo determinado; porque aceptando  este estatismo en nuestra vida; no solo no vemos la puerta de felicidad que se ha abierto para nosotros; sino que para colmo la cerramos.

Entradas populares