JUVENTUD Y VEJEZ

    "En el fondo de nosotros mismos, siempre tenemos la misma edad"
                                    <Graham Green>
Juventud y Vejez. 

Cada segundo que pasa, o el breve o mínimo espacio de tiempo que podamos considerar, somos diferentes. Nuestros cuerpos físicos habrán dejado morir cientos de miles de células, en este intercambio de oxidación permanente que tiene lugar, en el proceso de degradación de la materia y repuesto por nuevas células que este proyecto de factura estupenda; colgado desde la conciencia de la Creación Divina es capaz de generar.
El proceso materializado que como seres humanos interpretamos y experimentamos en el planeta tierra de tercera dimensión, por su velocidad de deterioro ya no cabe duda que se trata de un aprendizaje del alma en cuerpos físicos, con un grado en evolución de desarrollo de la conciencia en un movimiento galáctico infinito (como la infinitud del pensamiento).

El sendero de este tránsito físico, nos lleva por diferentes estadíos de la materia, que por su importancia deberíamos contemplar con alegría y sorpresa al constatar el éxito de este proyecto materializado, que nos permite existir en un cambio permanente ( a veces no notado) pero a la vez pudiéndonos sentir que el cuerpo nos pertenece independientemente; de la irrealidad de esta aseveración. 
No obstante; nuestros pensamientos durante siglos;han conformado e incorporado una barrera por la conciencia colectiva a nuestro subconsciente, que nos va separando entre jóvenes y viejos de marcada manera, porque el deseo de permanencia en el planeta como cuerpo físico se agudiza en la misma medida que los MIEDOS colectivos a la "muerte" se aproximan.

La mayoría de las veces que nos miramos en el espejo, pensamos ver otra imagen en el él, porque no necesariamente el alma está involucrada 100 por ciento con el cuerpo físico que habita, así si bien conocemos que ganamos en experiencia y sabiduría, desde el punto de vista del envejecimiento del cuerpo, no lo logramos dosificar en la misma medida, e incluso el alma puede observar por nuestros ojos el envejecimiento de nuestras manos o brazos por ejemplo y dudar incluso que nos pertenezcan a nosotros mismos; de ahí que se hace fácil entender la cita adjudicada a <Grahan Green> con la que encabecé este articulo

Sin embargo si nos dejamos llevar por los temores que pudiera ocacionar la parte densa y negativa del pensamiento, que se aterroriza ante la enfermedad  y la muerte; el ser humano envejecido comienza a sentir desconfianza y una especie de envidia, por el ser humano joven, nutriendo y llevando la manipulada "diferencia generacional" que le hace decir <que la juventud actual esta echada a perder>, < que su música es absurda> <o que cualquier tiempo pasado fue mejor>No hay duda que se ha dejado ir el instante y la alegría que representa disfrutarlo, plantado frente al cristal del tiempo, en vez de seguir fluyendo con él.

No es sabio, generoso, agradable, ni le devuelve a uno una felicidad ni siquiera transitoria; insistir en detener el deterioro de la materia (la Vejez) como nos explican constantemente los medios masivos de comunicacion, y la internet en su red de comerciales que nosotros mismos sustentamos, por medio de cirugías y sabe Dios cuantas remedios abrasivos más. Si bien a mi me da igual quien quiera aparentar 30 años cosméticos, me refiero a la manipulación (sobre todo en el primer mundo) a que es objeto la población de cierta edad, que si no se inyecta un poco de botox alrededor de los ojos y los labios, hasta repudiados pueden ser en una materialista y temorosa pero sobre todo; muy fácil y manejable sociedad 

No resulta para nada absurdo que se adapte la juventud a vivir en esta extraña espera de la vejez, realizándose transformaciones también en sus cuerpos, por medio de cirugías estéticas en glúteos, senos, miembros viriles; etc. como quien se esta adaptando al empuje robotizador de la humanidad cuya tecnología actual va amarrando de tal manera al ser humano contemporáneo, que los niños les cuesta trabajo hablar  y menos mantener una conversación medianamente comprensible, también el resto de la población joven va cediendo su energía y aptitudes intrínsecas a la manipulación de la conciencia colectiva; lugar donde dócilmente se dejan estrujar.

Compleja época en la que elegimos estar;donde tenemos que lograr recuperar nuestra intrínseca trilogía primigenia: El cuerpo, la mente y el alma. Difícil etapa, donde como explique en este enlace debemos luchar por pensar por si mismo; no solo para tener nuestra propias opiniones, sino para descubrír y recordar ¿por qué estamos en este planeta, de donde venimos y hacia donde vamos?

Confío les resulte agradable este arquetipo que les he mostrado de la supuesta realidad actual, y lo acojan segun sus reflexiones, creencias y percepciones,
Gracias.
Marta Peña.


Entradas populares