BUSCA TIEMPO PARA REFLEXIONAR CADA DIA

            " Busca tiempo para reflexionar cada día;
               Lograrás ver con mayor claridad lo esencial de ti mismo
               y de los demás."
                                                                                     Lao-Tsé.
Busca tiempo para reflexionar cada día.

Es complejo, contradictorio y difícil; poner en práctica las palabras de Lao -Tse , porque nuestras  "deducciones mentales ";  remiten  estos  conceptos a una forma perceptiva de tipo material con la que bregamos; muchas veces toda la vida física que experimentamos en este planeta TierraEsta exclusiva percepción materialista logra identificarnos, con los datos que vamos almacenando a lo largo de nuestra vida, que nos convierte en los roles temporales que atravesamos, y con facilidad solemos creer, que somos esos datos asimilados y roles experimentados; ya sean de tipo familiar, como el rol de hijo, padre-madre, o abuelo-nieto; académicos, al reproducir programas de abogado, arquitectos o doctores durante el tiempo que sea imprescindible; nobiliarios, culturales formando parte de un grupo étnico y una raza determinada , religiosos, o de cualquier otra categoría.

Si decimos lo anterior desde un punto de vista más moderno; significa lo siguiente:
-La mente que crea el ego; nos hace identificar nuestra Vida Trascendente en este planeta; con los programas que hemos instalado en ella, y no con la computadora que en verdad somos.

Si no podemos rechazar  vivir en esta vibración enigmática materialista; en este complicado encarcelamiento de la "realidad física"; que vamos apuntalando en todo momento en nuestros programas con imágenes conocidas; nuestra genuina esencia física, mental y espiritual, queda a la deriva ; porque sencillamente nos cuesta mucho trabajo tranquilizar la mente (o reflexionar como expresara Lao Tse); para tener acceso a la armonía y la paz duradera del alma que en silencio mora en nuestro cuerpo, y que merecemos no solo descubrir; sino mantener.


La mente crea el ego para sobrevivir ; sin embargo si no estamos atentos, también logra apartarnos de la esencia primigenia física y espiritual del ser humano como especie de este planeta Tierra.

Cuando del modo reflexivo de la intuición natural, o por medio del ejercicio de la meditación, podemos apaciguar la mente; (que según nos cuentan los científicos procesa entre 60 mil  y 70 mil pensamientos diarios); nos empezamos a dar cuenta del reflejo de nuestros patrones de conducta, archivados con tal maestría en los recuerdos; que logra emparentarnos con un rol determinado correspondiente a una etapa (o a todas) de nuestra vida.

De esta forma meditativa; podemos observar como pasamos de niños a estudiantes; de estudiantes a vendedores, profesores o arquitectos; de hijos a padres; de padres a abuelos; de distinguidos doctores, o loables jueces a ancianos; hasta culminar el ciclo físico.
Visto así podemos comprender; como hemos estado interpretando una serie de roles interesantes en la vida, (como si de un teatro se tratara) una veces con papeles protagónicos y otras secundarios. Pero: ¿Es esta es la esencia del ser humano?. ¿Hemos estado en este planeta exclusivamente para esta actuación magistral de tipo física? -¿o nuestra esencia consiste en el SER que en verdad somos; en la experiencia de energía concentrada que ha sido llamada materia del proyecto universal de la Creación Divina?

Somos seres dotados de innegables beneficios en este largo recorrido universal; podemos articular palabras, soñar, identificar los sonidos magistrales de la sinfonía cósmica en estupendas composiciones musicales, construir nuestras viviendas con el arte de la elaboración escultural de los materiales constructivos. Somos los seres que viniendo de la esencia, hemos conformado una especie pletórica de belleza y si bien hemos estado empantanados durante siglos en conflictos entre dos seres humanos, o entre dos religiones, o entre dos razas o culturas, o entre grupos mas numerosos de seres humanos como países y continentes, eliminándonos constantemente unos a otros; no es menos cierto que el detalle de la reflexión, nos lleva a percibir lo verdaderamente bello que representa nuestra especie humana, cuando por fin el apego al Ego cesa.


Recobremos nuestra esencia. La esencia del ser humano no puede estar en fuga perpetuamente, busca tiempo para reflexionar cada día, sobre tu presencia en este planeta, la importancia del proyecto trascendente en el que te envuelves y tu oportunidad extraordinaria de crear la vida. No olvides que en la especie humana recide la chispa divina del SER y cada uno de nosotros somos los Hacedores de la Paz.
Busquemos en nuestro Corazón la esencia infinita de luz que nos corresponde y nos fue entregada.

Acá les dejo este breve vídeo con preciosas reflexiones, que les ayudarán a disfrutar el instante de esta magnifica experiencia de vida. 




Gracias por acceder a mi reflexión, que como siempre les digo dejo a su consideración, opiniones y puntos de vistas.

Un afectuoso saludo.
Marta Peña.

Entradas populares