¿COMPETIR O COOPERAR?

¿Competir o Cooperar?

Competir o cooperar es una disyuntiva que merece una observación importante; porque si nos detenemos a examinar sus significados; podemos alcanzar una merecida sugerencia que nos indique el por qué nuestra sociedad, da la sensación de estar enferma y sujeta a los más alocados avatares de odio, altisonancia, antipatía y deshumanización. Analicemos la significación de ambos términos:

COMPETIR : Luchar entre si (varias personas, animales o cosas; que aspiran a un objetivo o a la superioridad de algo)
COOPERAR: Hacer algo para que junto a la acción, o el esfuerzo de otras personas; se consiga un determinado resultado. 

La humanidad a lo largo de la historia se ha planteado la resolución de la Competencia como un método de vida; por lo que su permanencia en la conciencia colectiva;  esta implícita desde hace siglos como una fuerte programación mental. De tan arraigada aparece la competencia en las costumbres y hábitos humanos; que nuestra vida practicamente responde exclusivamente a patrones competitivos. Competimos para seleccionar la mujer mas bella del mundo; competimos para elegir al hombre que mas puñetazos da en una pelea, competimos por los puestos de trabajo, competimos por las mejores comidas, los mejores automóviles ,en fin.

Esta competencia permanente, cuya esencia se imparte en las escuelas desde tempranas edades y esta presente en todos los medios sociales; no podemos olvidar que también hace competir desde tiempos inmemoriales a los seres humanos más poderosos que aparecen como líderes o gobernantes de los diferentes grupos sociales. Estos compiten por ocupar más territorios, obtener riquezas o recursos naturales. Esta competencia que entablan estas personas de lo que hemos denominado como "los Gobiernos" engloba a miles de personas, en conflagraciones de un país contra otro; por lo que nos exterminamos unos a otros desde hace siglos; compitiendo a ver quien expande las fronteras de su territorio.

A pesar que "aparentemente" los tiempos cambian y sobreviene un "progreso" más o menos diferente de los artículos que como especie utilizamos; la conciencia colectiva ha seguido siendo la misma en esta larga etapa de oscuridad galáctica, de tal manera que los seres humanos nos hemos estado exterminando desde hace milenios, de una manera u otra con espadas, cascos y caballos; o en su defecto; en  guerras sofisticadas a base de fusiles automáticos, tanques o granadas. Todo despende de los objetos nuevos que como especie hemos creado para destruirnos unos a otros. Desde la catapulta probablemente creada por los griegos y de uso muy extendido en la Edad Media; hasta los misiles de corto, medio y largo alcance, de tecnología nuclear.

Catapulta

Misiles. Fuerza aérea.

Sin embargo el término Cooperar; término dicho sea de paso, que utilizan la mayor parte de las especies en este planeta, cooperando entre los miembros de su especie; desde las hormigas, hasta las manadas de lobos; ya es hora que le prestemos atención porque no nos ha ido nada bien a los seres humanos, compitiendo; por el contrario nuestra especie ha exterminado otras especies, no para la alimentación sino para competir por atuendos extraídos de los animales, como abrigos suntuosos, objetos de marfil etc,

La especie humana ha perforado indiscriminadamente al planeta para extraer su savia (muchas veces después de guerras exterminadoras por el poder de los pozos) para obtener lo que llamamos petróleo, hemos introducido modificaciones genéticas obligando a una metamorfosis impuesta del medio natural, hemos desforestado los bosques, y obligado a los animales a competir. 
Y aunque parezca increible, tambien hemos marginado debajo de puentes o en rinconeras de las ciudades y pueblos; a seres de nuestra propia especie que no quieren competir; allí les dejamos expuestos al intemperismo, el hambre, la depauperación y la muerte; llamándoles despreciativamente mendigos repugnantes.

Es hora de cooperar, de sentir compasión, de llenar nuestro corazón de las más bellas emociones de la especie humana. Podemos como especie cooperar con amigos, familiares, conocidos. Nos vendría de perillas descongestionar nuestra mente y corazón; sintiendo la inmensa paz que emana del perdón, borrando los tortuosos y maléficos rencores, percibiendo la dulcificación de la amistad espontánea , llevando a nuestro corazón la fe de la esperanza y el amor,

Es hora de dejar brillar el sol en nuestro corazón, Experimentar el cambio individualmente porque todos llevamos a cuestas la carga inmensa de siglos de odio, maldición y corrupción. Amarse a uno mismo es comprender que como especie estamos desfasados, deteriorados, empequeñecidos, arruinados.

El cambio es en uno mismo como decía Gandhi "..tu debes ser el cambio que quieres ver en el mundo"
El cambio es aceptar, tolerar, Cooperar.
El cambio es Amar.

Gracias por leer mi reflexión, la cual dejo a su consideración.
Con todo afecto.
Marta Peña



Entradas populares