AZTECAS. SU IMPRONTA


Los aztecas fueron una tribu de nómadas que formaron uno de los imperios más grandes e importantes de la América precolombina en solo 200 años. Tenían la mejor tecnología que se podía obtener dadas las condiciones en que vivían como acueductos, palacios, pirámides y templos que se alzaron como tributo a sus dioses y como testimonio de poder para la humanidad. Hacia el siglo XIII los aztecas se asentaron en Chapultepec, desde donde fueron expulsados por una coalición de enemigos. Luego de ser expulsados constituyeron su asentamiento definitivo en Tenochtitlan hacia 1325. Tenochtitlan se transformó en la principal ciudad de la zona, formando alianza con otras dos ciudades de habla nahua:  Texcoco ( acolhuas) y  Tiacopan ( tepanecas ). Esta alianza, conocida como Triple Alianza, logró desarrollar un gran poderío militar. Con Moctezuma II (1502-1520), los aztecas se habían transformado en uno de los principales imperios que dominaba un vasto territorio y millones de súbditos.
La Triple Alianza (mexicas, acolhuas y tepanecas), comúnmente llamada Imperio azteca, fue la formación política mexica derivada del proceso de expansión territorial del dominio económico de la ciudad-estado Mexico-Tenochtitlan, que floreció en el siglo XIV en Mesoamérica. Fue encabezado por los mexicas <también conocidos como aztecas>, un pueblo que, de acuerdo con algunos documentos históricos como la Tira de la Peregrinación, era originario de un sitio - tal vez mítico - conocido como Aztlán, al que se suele ubicar fuera de los confines de Mesoamérica. Sin embargo, parece plausible que los mexicas fueran un pueblo de tradición cultural netamente mesoamericana y no los descendientes de grupos chichimecas dedicados a la cacería y la recolección

CALENDARIO AZTECA O PIEDRA DEL SOL:
La Piedra del Sol es un disco monolitico de basalto de olivino con inscripciones alusivas a la cosmogonia mexica y los los cultos solares. Es común llamarle Calendario Azteca.
Las interpretaciones sobre la función y el significado de este monolito son diversas entre especialistas desde su redescubrimiento en el siglo XVIII.  Mide 3,60 metros de diámetro, 122 centímetros de grosor y pesa más de 24 toneladas.
Dentro de este monolito están descritos los movimientos de los astros y algunos ciclos en donde los meses duraban veinte días, los años dieciocho meses y los siglos 52 años, los cuales se renovaban.
La escultura tiene un estado de conservación estable sin embargo su coloración original se perdió por los siglos de exposición al aire libre y la parte central presenta daños por múltiples impactos de bala los cuales han desfigurado el rostro central.

CALENDARIOS MEXICA
Este sistema tiene dos versiones: el llamado Calendario Maya, dedicado a la medición de ciclos astronómicos, y el llamado calendario náhuatl o mexica, de uso civil. Ambos se basan en la interrelación de un año sagrado de 260 días con el año vago (natural) de 365 días, lo cual forma ciclos de 52 años llamados Xiuhmolpilli ("se atan los años", llamado también ceremonia del "fuego nuevo"). Dos ciclos de 52 años forman un huehuetiliztli (ancianidad), es decir, 104 años. A su vez, los Xiuhmolpilli se organizan en paquetes de trece, esto sólo a nivel narrativo mítico, en los cuales se habla de periodos de 676 años llamados "soles".
El calendario de los mexicas comparte la estructura básica de los calendarios solares de Mesoamerica. Un calendario civil de 365 días (xihuitl) proporciona las referencias cronológicas para las actividades de la sociedad en su conjunto; al mismo tiempo, un calendario místico de 260 días (tonalpohualli), utilizado para establecer horóscopos y predicciones.

Entradas populares