LOS CINCO PASOS URGENTES PARA ATRAPAR LA FELICIDAD


Los cinco Pasos urgentes para Atrapar la felicidad


CINCO PASOS URGENTES PARA ATRAPAR LA FELICIDAD:

1-Observar nuestros pensamientos:

Una de las motivaciones fundamentales, no solo para transitar por el sendero a la felicidad y acceder a un estado de felicidad armónico; sino para comprender en que forma nos relacionamos con lo que llamamos "realidad", es observar nuestros pensamientos y percibir como en ciertas ocasiones cuando sentimos miedo a perder algo, o cuando desconocemos como acceder a alguna cosa especifica que precisamos; nos envuelve una ira misteriosa que nos hace ver el entorno en el que momentaneamente convivimos, de forma tropelosa, ambigua, diabólica y como si estuviéramos encerrados en una "realidad" macabra.

Para percibir una "realidad" amable, o una "realidad" destructiva; tenemos que apelar a nuestro inmenso potencial humano (que a fin de cuentas es quien esta formando con sus percepciones lo que nombramos como "realidad") para que nos deje saber cual fabricación estamos haciendo que nos devuelve una "realidad" convulsa, generadora de un estado de angustia, dolor o pesimismo; o si por el contrario logramos colaborar con nosotros mismos, y al observar nuestros pensamientos, podemos asimilar que estamos sobredimensionando cualquier contingencia, que en definitiva; (nos guste o no); suele desvanecerse en el tiempo.


 Observar nuestros pensamientos.
(¿Es amable o macabra la realidad 
que está creando nuestro pensamiento?)

2- Darnos cuenta que lo que estamos sintiendo es <El miedo paralizador de la Felicidad> y  SEPARARLO de la mente.

¿Que es el temor?
Y no me refiero al instinto de conservacion que nos hace ponernos a salvo ante el peligro.
Me refiero al temor que inhibe nuestro espíritu creativo, ese que sabe encontrar miles de justificaciones alucinantes, antes de emprender cualquier proyecto por temor a fracasar.
Aquel que nos obliga a imaginar conjeturas, conversaciones y actitudes ajenas, antes de actuar; por temor al rechazo. Ese ambiguo gobernante que entorpece nuestro presente con oscuras reminiscencias del pasado que se ha ido; y renace iracundo con lóbregas predicciones de un futuro aun sin fraguar.

El temor es una trampa; que no solo nos aleja de la felicidad; sino que entorpece con escaramuzas inconcebibles el pensamiento creativo; hasta asfixiar nuestro espíritu de fortaleza, templanza y sobre todo amor; en una borrasca que solo esta en la mente. Este temor represor y paradogicamente inexistente nos impide observar con sencillez, la maravillosa dicha de vivir.

  Darnos cuenta que lo que sentimos es miedo.

3- Aceptar el Cambio como una Nueva Vía de éxito.


Aceptar el cambio como una nueva vía para el éxito.

De alguna manera, todos los seres humanos vivimos sujetos a un grupo de conocimientos adquiridos, ya sean simples o complejos; y tenemos la tendencia de identificarnos con aquello que en algún momento de nuestra vida; aprendemos.

Si bien el conocimiento de algo en particular, nos ayuda en el transito de nuestra vida física a socializar con las otras personas para establecer un intercambio de bienes, servicios y habilidades en la sociedad; podemos también comprender que como mismo cambia nuestro cuerpo a lo largo de la vida; nuestros conocimientos, experiencias y contribuciones a los demás; también cambian.

Las puertas de la felicidad siempre estarán abiertas, para quien acepte el cambio; porque nuestro potencial inmenso para crear la realidad, independientemente de la identidad que nos endilguemos en un periodo de tiempo, corto o prolongado de nuestra existencia física; es la piedra eficaz para construir cualquier empeño por aciago que resulte. Esta prerrogativa no puede quedar mejor descrita que en las palabras del actor norteamericano Elliot Gould cuando expreso: "...Nadie puede ser esclavo de su identidad: Cuando surge una posibilidad de cambio; hay que cambiar..."

Insistir en permanecer atados a ciertas circunstancias creadas por nuestra identidad transitoria; que de alguna forma nos han reportado la felicidad del intercambio con la sociedad por un periodo de tiempo que inesperadamente concluye; no significa que la felicidad nos abandone; sino por el contrario; estamos llamados a exteriorizar otras habilidades potencialmente escondidas en el alma.

No podemos desaprovechar las oportunidades que nos ofrece la vida, tratando de mantener estático a como de lugar; un periodo de tiempo determinado; porque aceptando  este estatismo en nuestra vida; no solo no vemos la puerta de felicidad que se ha abierto para nosotros; sino que para colmo la cerramos.

4-Comprender que la felicidad NO depende de las circunstancias, sino de la Disposicion de la mente
                                           Comprender que la felicidad NO depende 
de las <circunstancias> ;
sino de la <disposición de la mente>

                "Los hombres olvidan siempre
                 que la felicidad humana es una
                 disposición de la mente y no
                 una condición de las circunstancias"
                                                         <John Locke>.


Observando atentamente las palabras del filosofo ingles John Locke, quizás se nos facilite llegar a la comprensión que en todas las épocas, territorios, o momentos históricos de la humanidad; han existido "circunstancias". Estas "circunstancias" siempre han sido creadas por la mente humana en respuesta a ciertos patrones de convivencia, creencias, y demás motivaciones; que encapsulan la conciencia individual en un periodo cualquiera, y por carácter transitivo, o por transferencia; la Conciencia Colectiva.


Las circunstancias no pueden regular absolutamente para nada nuestro grado de felicidad, sencillamente porque somos nosotros, como seres humanos; los que creamos esas "circunstancias".

Si participamos de esas circunstancias como entes pasivos, receptores exclusivos de la realidad creada por algún determinado grupo de seres humanos, y dedicamos nuestra energía simple y exclusivamente a alimentar esta "realidad" que conforma un tipo de "circunstancia" determinada; pues no hay duda que la disposición de nuestra mente, lejos de ser nuestra aliada, se convierte en enemiga de nuestra felicidad.
Por el contrario si comprendemos que independientemente de las "circunstancias"; nos asiste la inmensa alegría de percibirnos como entes creadores de una especie, con características excepcionales, que representa la conciencia inteligente en un planeta extraordinariamente bello; no hay dudas, que lejos de ubicarnos a la expectativa, como entes pasivos de ciertas "circunstancias"creadas, podemos acceder a la creación de la realidad propia, como entes activos y por lo tanto; a la creación de nuestras propias "circunstancias".

Comprender el potencial intrínseco que poseemos cada uno de los seres humanos como co-creadores de una realidad , que fomenta algún tipo de "circunstancia" especifica; nos ayuda a sanar la extraña encrucijada transmisora del mensaje condicionado, o de la creencia; que nuestra felicidad depende de una condición determinada. Esta comprension nos devuelve el entendimiento que la disposicion de nuestra mente para enfrentar cualquier reto reside en nosotros mismos; y de hecho nos muestra la capacidad que todos poseemos, para transitar el sendero a la felicidad.

5- Comprender que ser <Feliz> no es acumular todo tipo de articulos materiales, sino saber utilizar nuestro inmenso potencial humano.

   
Comprender que ser feliz no es acumular
todo tipo de articulos materiales; sino saber utilizar
nuestro inmenso potencial humano.
    
        "La felicidad es un estado interior,
          no el cumplimiento de deseos ilimitados,
          que apuntan hacia el exterior".
                            
                                      Mattieu Ricard.


Quizáa nuestra mente atosigada de nociones materialistas; confunda la felicidad con el deseo imperioso de obtener un grupo de objetos de uno u otro uso. Léase con esto; desde sartenes o vasijas de todo tipo; hasta televisores, yates, automóviles, sofás, mesas , mesitas, cadenas de oro, sortijas de diamantes, cucharas, depósitos térmicos, lamparas, sacacorchos, botellas plásticas,cajas de cartón, cajas de plástico, adornos de porcelana, cuadros, refrigeradores, colchones, cafeteras, cubos, cubas, bombillos,elásticos, relojes, sillas, sillones, goma de pegar, vestimentas de cualquier factura, etc, etc, etc.; y por supuesto computadoras, teléfonos inalámbricos,portaretratos digitales, juegos electrónicos, cámaras digitales, reproductores y tabletas multimedia, teléfonos inteligentes, etc.

- ¿Si tenemos todas esas cosas y más, somos felices?
- ¿Acaso no era feliz la humanidad cuando no existían, las computadoras , celulares y demás artículos de determinada tecnología contemporánea?
-¿Podemos concluir que probablemente la felicidad consiste en la adquisición de todo tipo de artilugios?

Observemos la cita de Mattieu Ricard que aparece en el encabezamiento de este paso numero 5.
Los deseos ilimitados surgen con la comparación constante con el exterior, que el pensamiento humano realiza al percibir la "realidad" exclusivamente de forma materialista. No hay duda alguna que los patrones engarzados en la mente; tras una programación persistente y únicamente  de tipo material; logra crear un estado de insatisfacción permanente, que nos hace otorgar a aparatos, circunstancias, apariencias, domicilios monumentales, o atuendos de cualquier valor; nuestro grado de felicidad.


La comparación desordenada e inarmónica; con todo lo que le vemos al vecino, al jefe, al primo, a la amiga, al hermano,o a personas desconocidas por medio de revistas u otros medios de comunicación; nos deja desamparados, para lograr alcanzar la comprensión, que nuestra mente nos esta enredando en una mala jugada.
La felicidad no puede consistir en la adquisición desatinada de cualquier cosa; necesitece o no; porque simplemente nuestra mente esta tomando el control de nuestra existencia; en aras de convertirnos en unos autómatas sin capacidad de ordenar nuestra filosofía de vida.


Cada ser humano representa en si mismo un ensamblaje potencialmente exclusivo, de cuerpo , mente y espíritu; en el proyecto Trascendental Universal; así que ceder la energía intrínseca de cada uno, tras deseos ilimitados que apuntan hacia el exterior; es renunciar el genuino estado de felicidad interior; ceder la oportunidad de alcanzar la paz y desdeñar la autentica prosperidad.

Muchas Gracias por acceder a mi articulo.
Con todo afecto.
Marta Peña.


Entradas populares