YEMAYÁ TAMBIEN LLAMADA YEMANYÁ

YEMAYÁ TAMBIEN LLAMADA YEMANYÁ:
_____________________________
Yemayá, o Jemanjá, también llamada Yemanyá es la orishá del pueblo egba, divinidad de la fertilidad de la mitología yoruba, originalmente asociada a los ríos y desembocaduras. Su culto principal se estableció en Abeokuta después de migraciones forzadas, tomando como soporte el río Ògùn de donde se manifiesta en cualquiera otro cuerpo de agua. También es reverenciada en partes de Sudamérica, Caribe y Estados Unidos. Siendo identificada en el merindilogun por los Odus Irosun y Ossá, es representada materialmente por el asentamiento sagrado denominado Igba Yemayá. Se manifiesta en a los iniciados sus misterios (eleguns) a través de posesiones o trances.
Celebrada en Ifé como hija de Olokun, la divinIdad de los mares, esa estrecha conexión fue enaltecida en el proceso de la diáspora africana resultando en una sobreposición de ambas en una misma figura como manifestaciones de un mismo principio, siendo el motivo para la asociación de Yemayá con los mares en el Nuevo Mundo. Con el sincretismo de otras divinidades y de influencias europeas, fue imbuida de incontables atributos y poderes en una gran variedad de cultos. Su arquetipo maternal se consolidó sobre todo como Madre de todos los Orishás. Yemayá, en las palabras de D. M. Zenicola, "representa el poder progenitor femenino; es ella que nos hace nacer, divinad que es maternidad Universal, la Madre del Mundo"

Adoracion de Yemayá en Cuba:
_______________________
Yemayá es la deidad superior del templo yoruba. Fue la primera en nacer cuando Olofi decidió crear el mundo, luego de sofocar con agua el fuego que imperaba. De ella nació todo lo que se conoce. Es tan añeja como quien fue su pareja; Obbatalá, quienes dieron vida a los demás orishas. 

Reina del amor por excelencia, enseñó a todos los demás lo que es el amor. Su bondad y nobleza la distinguen ante la humanidad. Pero, cuando se enfada es irrefrenable e implacable con quién la indignó, aunque sus castigos siempre llevan el peso de la justicia. Su palabra es tan sagrada como la del propio Obbatalá.

Es quién domina la creatividad y a la madre natura. Es por eso que es a ella a quien se le ruega cuando se tiene problemas con el embarazo. Como madre, tiene la gloria de ser comprensiva con sus hijos. Se le toma como invocadora de la femineidad. Posee las características propias de la Luna. Dicen que es orgullosa y arrogante.

Yemayá es quién reina en el mar con su misericordia y milagros. Por lo tanto se le considera patrona de los marinos. Se le sincretiza con la Virgen de Regla.


Virgen de Regla

Entre los órganos del cuerpo sobre los que ejerce mayor influencia están: el útero, el hígado, el pecho y las nalgas. Las hierbas relacionadas a ella son: el bejuco ubi, laisimón, culantro, malanga, majagua y sábila.


Según las reglas de esta religión, sus hijos cuando pronuncien su nombre deben tocar el suelo y luego besarse la yema de los dedos. En su simbología se encuentran: el sol, la luna llena, el ancla, el salvavidas, un bote, dos remos, una llave, una estrella, y 7 manillas de plata. Los collares que llevan sus devotos los componen 7 cuencas de cristal y 7 azules. Entre las comidas que se le ofrendan están: el quimbombó con bolas de plátano verde o ñame, plátanos, naranjas, manteca de corojo, pescado, etc. Algunos de los animales que se le sacrifican en su culto son: jicotea, gallina de guinea, paloma, carnero, gallos, etc.

Se sincretiza con otras deidades segun los diferentes paises donde practican su adoracion como Nigeria, Brasil, etc que continuaré en proximo articulo

Salud, Luz y prosperidad para todos en el 2018
Marta Peña

Entradas populares