NO QUERER SABER, NO QUERER EVOLUCIONAR, NO QUERER "DESPERTAR".

"En el area de la información y el conocimiento, uno tiene derecho a No querer saber ; en el campo del crecimiento personal, uno tiene derecho a No querer evolucionar; en el campo de la comprensión de la existencia, uno tiene derecho a No querer "despertar".

David Topi.

No querer saberNo querer evolucionar , No querer "despertar"

No querer saberNo querer evolucionar, No querer "despertar". Si analizamos estas aseveraciones parecería una aberración, o al menos un error voluntario; el hecho de mantenerse al margen del conocimiento. Este "conocimiento" que si bien No nos devuelve una verdad rígida por lo ilusorio de la realidad que aparentemente observamos; al menos es una fuerte y apetecible respuesta al cuestionamiento de la existencia, dentro de las perspectivas que más se acercan a la evidente veracidad. 

Sin embargo y de acuerdo a los programas del Miedo alimentados durante la vida, y que hemos convertido en Creencias soldadas al inconsciente, (particular y colectivo); pues no cabe duda que nuestra forma de aceptar el conocimiento, más tiene que ver con la antiguedad de la experiencia y por lo tanto del aprendizaje del alma; que con las corrientes "filosoficas", "religiosas" o "de ideologias libertarias" que de pronto estremecen las sociedades, con sus "ideales" aparentemente justos.

"Ante todo es necesario cuidar el alma, si se quiere que
 la cabeza y el resto del cuerpo funcionen correctamente"
Platón.

Si nos detenemos a inspeccionar la frase del célebre Platón, que he colocado debajo de su imagen anterior, se nos facilita comprender que las tres categoría primigenias que particularizan al ser humano ( la mente, el cuerpo y el alma) si bien aparentemente conviven como un solo ente, en realidad el grado de desarrollo evolutivo que permitimos o no, o visto de otra forma; que queremos saber o no, nos hace comprender en algún estadio de la vida física cual es el punto de comunión entre ellas, de donde se desprende que acceder a <cuidar el alma> para que no se empantane con la ideologizacion e intelectualizacion de la mente, es interpretar la sabiduria que yace dormida en cada sistema, molécula y célula de nuestro proyecto físico.

Despertar, no es pasar de una creencia a otra, o engrandecer algunas culturas ancestrales en detrimento de otras, o saltar a la "era cuántica" tan atractiva y novedosa, ornamentándola con saludos y modismos asiáticos o de otra etnia. Despertar no es cambiar Amén por Namaste, comer productos orgánicos o exclusivamente vegetales y de religioso pasar a defender otros preceptos; pero tratando siempre (por si acaso) de quedarse aparentando ser cristiano, o budista, o musulman, o santero. Despertar no es creer que se ganan escalones de superioridad "amando a los animales cualquiera sean", por encima de los seres humanos que supuestamente no estan "despertando" y se han quedado "atras evolutivamente" y aparentemente menos evolucionados.

Quizás resulte mucho mas asimilable lo que intento explicar accediendo a mi artículo donde toco la diferencia entre <conocimiento y sabiduria>, pulsando en el siguiente enlace .Es innegable que los programas que engrosan el conocimiento mental, crea nuevamente patrones, que se dosifican, o interrelacionan con creencias anteriores, engordando una champola que nos hace en vez de "despertar" involucrarnos con nuevos dioses, maestros, ciclos extraños meditativos, o en su defecto en un ateismo absurdo cientifico que insiste en negar que lo que vemos ni siquiera real es.

En fin un tema apasionante que dejo a su consideracion, creencias y puntos de vista y que tambien CONTINUARA...
Con todo respeto les saluda su siempre amiga.
Marta Peña.



Entradas populares